¿Necesitas asesoramiento?

Albizia julibrissin rosea

Al comprar este producto puede obtener hasta 6 puntos de fidelidad. Su carrito totalizará 6 puntos que se puede(n) transformar en un vale de descuento de 1,20 €.


Nuevo

Árbol caducifolio, inerme, grácil y elegante, copa amplia y ramillas angulosas, que carecen de pelos, las hojas son compuestas, muy divididas y dos veces pinnadas.

Más detalles:

27,95 €

- +

Nombre científico:Albizia Julibrissin

Nombres populares: Acacia de constantinopla, árbol de sedero, albizia rosada.

Familia: Leguminosas

Origen: Asia

Generalidades: La albizia se cultiva generalmente como ejemplar aislado, en jardines y parques, donde es especialmente apreciada por su larga floración. La albizia es un árbol ornamental con una floración espectacular durante todo el verano. La albizia rosea es la albizia común, su flor es rosa.

Características : Árbol caducifolio, inerme, grácil y elegante, copa amplia y ramillas angulosas, que carecen de pelos, las hojas son compuestas, muy divididas y dos veces pinnadas. Las flores tienen color rosado y se disponen en cabezuelas globosas, muy llamativas, que forman ramilletes más o menos apretados en la terminación de las ramas.

Floración: Florece en el verano y principios del otoño, a partir de junio hasta principios de octubre,

Fruto: Los frutos se maduran en el otoño, estos se mantienen largo tiempo sin caer.

Multiplicación: Por esqueje obteniendo hacia principios del verano, esquejes semileñosos de los portes laterales de unos 15 cm de longitud, que se ponen a enraizar en un sustrato a base de turba y arena a partes iguales, en un lugar resguardado.

Tamaño planta adulta: Puede alcanzar hasta 10 metros de altura

Iluminación: Sol directo, pero resguardados de los vientos fríos, en cambio tolera los vientos salobres.

Temperatura: La albizia es resistente, solo teme los hielos intensos o prolongados, cuando es joven.

Trasplante: Se planta en primavera, cuando ya no existen riesgo de heladas.

Suelo: Prefiere suelos ligeros con un buen drenaje.

Riego: Debe ser abundante en primavera y verano, sobre todo en periodos de sequía, sin encharcamientos. Moderado en invierno. Para evitar la caída de los capullos es aconsejable regar a menudo.

Abonado: Abonar según el calendario con un abono para árboles.

Podas: Eliminar las ramas secas o deterioradas y las mal orientadas. 

Opiniones

Desplegable