¿Necesitas asesoramiento?

Cyclamen + maceta cerámica + corazón + tarjeta

Al comprar este producto puede obtener hasta 1 punto de fidelidad. Su carrito totalizará 1 punto que se puede(n) transformar en un vale de descuento de 0,20 €.


Nuevo

El ciclamen es una de las más populares plantas de floración invernal, debido a que en esta época de frío, hay pocas plantas en flor.

Más detalles:

15,41 €

- +

Accesorios

Nombre científico: Cyclamen.

Nombres populares: Ciclamen, Violeta de Persia, Violetas de los Alpes.

Familia: Primulácea (Primuláceas).

Origen: Persia, Oriente Medio, Crecia. Crece también en Los Alpes de Europa.

Características: El ciclamen es una de las más populares plantas de floración invernal debido a que en esta época hay pocas plantas en flor. Sus pétalos suelen ser más o menos grandes que se pliegan sobre sí mismos construyendo bellas y singulares flores.

Multiplicación: El Ciclamen suele cultivarse como anual, es decir, que se desecha tras la floración. Sin embargo, se puede conservar si sacas los tubérculos a finales de primavera y los dejas en reposo en verano. A finales de agosto plántalo en maceta en el exterior hasta mediados de otoño que los vuelves a meter en casa.

Iluminación: Coloca las plantas en un sitio luminoso o ligeramente sombreado, pero jamás en la luz directa del sol.

Temperatura: en interiores, colocar la planta en una habitación fresca, orientada hacia el norte y cerca de una ventana, aunque evitando la radiación solar directa. En interior hay que ponerla alejada lo más posible de fuentes de calor (estufas, radiadores) pues se pone "triste": las hojas se abren y las flores se tumban.

Trasplante: a los 4-5 meses de la siembra, en estado de 10-12 hojas, se lleva a maceta de 8-9 cm y posteriormente de 12-14 cm, aunque puede realizarse directamente a la maceta final con un buen control del riego y la fertilización y si se emplea un sustrato equilibrado.

Riego: Ciclamen requiere mucha agua pero es muy importante que el tubérculo NO se moje. Riega por abajo, llenando de agua el platito o cuenco y retirándo el líquido sobrante tras 20 minutos, hasta que absorba por capilaridad. Nunca riegues por arriba, ya que se pudre el bulbo.

Abonado: Añade abono líquido al agua de riego cada 15 días durante el crecimiento y la floración. Si el suelo no es ácido o riegas con agua con cal, añade quelatos de hierro de vez en cuando para corregir la carencia de Hierro que produce amarilleo de hojas.

Opiniones

Desplegable