Celtis australis
Celtis Australis
Celtis australis
Celtis Australis

Celtis australis

16622
18,14 €
Con IVA
Disponibilidad: En stock

Árbol de hoja caduca. Hojas ovales acuminadas dentadas. Su fruto tiene forma de cereza.

Tamaños árboles:

Nombre Común: Celtis australis.

Nombres populares: Almez, almecino, almecina, latonero, lodoño, lodon, lidon, lironero.

Descripción: Es un arbolillo o un árbol robusto, de hasta 25 m de altura, con tronco grueso, derecho; corteza casi lisa, aun en los ejemplares de edad, de color ceniciento o blanquecino. Tiene copa amplia, muy ramosa, con ramificaciones primarias erguidas y ramillas algo caídas, pelosas de jóvenes. Hojas simples y caducas. Son de un color verde intenso, algo mas pálido por la cara inferior, y tienen el borde finamente serrado; suelen medir 7-14 cm de longitud. Las flores nacen sobre las nuevas ramillas, al mismo tiempo que las hojas, y son hermafroditas o masculinas.

Fruto: El fruto es redondo y liso, del tamaño de un guisante, al principio de color verde, luego amarillento, rojizo y finalmente casi negro; es una dupla comestible, con mucho hueso y poca carne.

Florece: Por abril o mayo y madura los frutos al final del verano o en el otoño.

Se cría: En las regiones de clima suave, cálido o templado, principalmente sobre suelos sueltos y algo frescos, tanto en los calizos como en los que carecen de cal; a veces entre las mismas rocas, en los barrancos y laderas pedregosas, en cuyo caso no suelen pasar de arbolillo.

Habita: En el contorno de la región mediterránea. En la Península es especialmente recuente en el este y sur;  más escasa en castilla, Aragón y Extremadura. Aparece cultivada o asilvestrada en otros puntos del país, como las Islas Baleares. También se encuentra en Portugal.

Observaciones: En las familias tradicionales de Cataluña existe la costumbre de plantar un almez cada vez que nace un primogénito. Las hojas y especialmente los frutos verdes del almez se han usado en medicina popular, en forma de cocimiento, como astringente. La madera es muy elástica, flexible, compacta, de albura blanco-amarillenta y duramen pardo-grisáceo, con anillos de crecimiento no muy marcados. Es además un árbol ornamental de gran belleza, ideal para alineaciones, que adquieren pronto una gran corpulencia y que pueden vivir hasta 5 o 6 siglos, aunque los ejemplares añosos se vuelven a veces algo peligrosos por la posibilidad de que se desgaje alguna rama pesada. También se ha cultivado al almez para formar cercas y setos vivos, así como para servir de soporte a las parras. Los frutos de los almeces son comestibles, de sabor dulce y agradable, aunque de poca sustancia, hay quien opina que algo anodinos; los niños solían comerlos con gusto para usar luego los huesos como proyectil de cerbatana.

Opiniones

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar tu experiencia en nuestros sitios. (Leer condiciones)