Cupressus sempervirens

Al comprar este producto puede obtener hasta 3 puntos de fidelidad. Su carrito totalizará 3 puntos que se puede(n) transformar en un vale de descuento de 0,60 €.


Nuevo

El cipres es una planta de crecimiento rápido y resiste a los vientos salobres, por ello se utiliza como barrera cortavientos en las zonas marítimas.

Más detalles:

1,74 €

2,05 €

-15%

- +

Accesorios

Nombre científico:Cupressus sempervirens.

Nombres populares: Cipres, cupresus, cipres sempervirens, cipres de cementerio.

Familia: Cupresáceas.

Origen: Cuenca del Mediterráneo, Asia Menor y América.

Generalidades: Los cipreses se utilizan mucho en parques, jardines y paseos, es el más utilizado dentro del mundo del ciprés. Normalmente se le asocia con el cementerio.

Características: Planta de crecimiento rápido y resiste a los vientos salobres, por ello se utiliza como barrera cortavientos en las zonas marítimas. Necesita terrenos profundos, ya que el aparato radical está muy desarrollado. Es muy utilizada por su rápido crecimiento para las vallas. Los cipreses sempervirens nunca crecen rectos, siempre realizan una forma de barriga. Su reproducción es por semilla, no creciendo nunca las plantas iguales. Producen bolas o semillas.

Multiplicación: Por semillas, estas se deben de enterrar a principios de la primavera en un compuesto normal para semillas.

Tamaño planta adulta: Pueden alcanzar hasta 40 metros de altura.

Iluminación: Los cipreses prefieren una situación a pleno sol y en general resguardada del viento.

Temperatura: Estas plantas resisten, generalmente, las bajas temperaturas ocasionales, pero temen las heladas prolongadas.

Suelo: Bien drenados.

Riego: Es suf¡ficiente con regar las plantas jóvenes inmediatamente después de plantarlas y durante períodos de sequía prolongada. Las plantas adultas, por el contrario, son extremadamene resistentes a la sequía.

Abonado: Abonar según el calendario.

Podas: Eliminar las ramas secas o deterioradas.

Poda de setos: Para tener los setos perfectos es aconsejable recortar varias veces al año. Hay jardineros que recortan solo la parte de las hojas blandas y cuando se dan cuenta que el ciprés tiene una anchura considerable y el interior esta seco, el cual es bastante difícil recuperar. Para evitar el desecamiento interior es aconsejable recortar con frecuencia y no solo las hojas sino un poco de leña.

Enfermedades: Los primeros síntomas son pequeñas lesiones pardo-rojizas sobre el tronco y las ramas, de las que brota resina, que pueden después confluir y formar canceres más extensos. Efectuar tratamientos preventivos con fungicidas de cobres.

Riego: escaso
Luz: pleno_sol
Follaje color: verde

Opiniones

Desplegable